SESIONES FAMILIARES

Aunque vivamos rodeados de móviles, tenemos la extraña creencia de que "con esas fotos nos valen" pero cuando pasa el tiempo nos damos cuenta de que ya no podemos volver a atrás y que qué bonito sería hacer una sesión familiar para hacer un lienzo grande en el salón, para ver a tus niños como si fueran auténticos modelos, ya que son los auténticos tesoros de la familia. Así además, podrás tener un detalle con los abuelos que se desviven por sus nietos. 

 Así que aprovecha y ten un recuerdo de la manera más natural, porque al final el valor es infinito con el tiempo. 

A Hugo le hemos conocido ya en la tripa de su mamá y como no podría ser de otra manera le hemos visto crecer a través de las diferentes sesiones que le hemos podido realizar. Por ello mismo, hace más ilusión si cabe poder ser participes del álbum familiar de Noemí y Rubén, sus papás. 

Los niños crecen muy deprisa y las sesiones familiares recogen los momentos compartidos entre todos, donde la naturalidad y las sonrisas, son las protagonistas, y lo que realmente nos gustaría recordar cuando fuésemos mayores es ver esa complicidad que teníamos con nuestros padres o hermanos, no queremos posados forzados queremos que disfrutéis. En las fotos tenemos a Sara, su marido Jonathan y sus niños Oliver de 1 año y medio y Daniela de 5 años que se lo pasaron en grande en el campo de Valladolid. 

Y si nos dicen de hacer una sesión familiar en el mar, pues vamos al mar. El día estaba muy nublado, incluso habia es brisa marina, pero nada impidió que nos lo pasáramos en grande.

¿Te imaginas hacer una sesión con tu madre? Tricia lo quiso hacer recorriendo las calles emblemáticas de Madrid y nos confesó que nunca se había hecho fotos con su madre desde que ella era una niña. Sin duda el valor de estas fotos será inmenso.