Preboda Laura & Kike

Quien nos conoce sabe que somos muy amantes de los gatos, así que si te juntas con otra pareja igual de loca como tu solo puede salir una sesión cargada de creatividad y amor. En este caso nos fuimos al pinar, pensamos en esta opción ya que los gatos necesitan tranquilidad, ¡y vaya si lo consiguieron! Aún me pregunto como hemos hecho para que miren a cámara. 

 

Y estoy segura que muchos de nuestros novios querrán incluir a sus mascotas en la sesión tras ver estas fotos, ¿de verdad nos lo íbamos a perder? 

 

Ellos solamente estuvieron una hora, pero lo suficiente para hacer fotos con ellos y que no se agobiaran, después les recogió un familiar y ya pudimos seguir caminando bosque adentro, donde también utilizamos bombas de humo y por último finalizamos con las luces del coche. Esto si que fue una sesión muy completa y todo gracias a los michis.